El primer niño viaje en avión

Uno de los medios de transporte más utilizados es el avión, pero cuando se acerca el momento del primer viaje de un niño, surgen dudas y temores que pueden hacer que el vuelo se convierta en un momento tenso para los padres y los hijos.

A continuación explicaremos cómo afrontar el primer vuelo con un niño, que a pesar de que parezca que pueda ocasionar problemas, es una experiencia más para vivir con los hijos, ya que es un medio de transporte que genera mucha expectativa y fantasía en la cabeza de ellos.

Consejos para el primer viaje del niño en avión

La primera cosa a tener en cuenta es que, pase lo que pase, los niños están capacitadas para afrontar un viaje en avión desde los primeros días de vida, aunque, como sucede con los adultos, es recomendable seguir una serie de normas para evitar posibles trastornos.

El primer y el último momento del vuelo, el despegue y el aterrizaje, es el más delicado, ya que puede generar fácilmente una situación de estrés en el niño. Es aconsejable dar el biberón al bebé, o, si el niño es un poco mayor, ofrecer un caramelo o un chicle para evitar que los oídos de los que donan por causa de la presión atmosférica. Además, es conveniente dar de beber con frecuencia al niño durante el vuelo, para evitar la deshidratación debido al aire seco del avión.

Otra cosa que debe tenerse en cuenta es la ropa del niño. La ropa debe ser cómoda y adecuada a la temperatura existente en el avión, e incluso, si el viaje es pasar la noche, conviene llevar el pijama para que el pequeño se sienta más relajado y pueda conciliar el sueño con más facilidad.

Además, si los padres tienen conciencia que el niño tiene la tendencia de la enfermedad es recomendable que no coma mucho en las horas anteriores al vuelo. También se puede tomar algún medicamento contra las náuseas en el equipaje de mano, para administrar a su niño si es necesario. Otra cosa que debe ser incluida en el equipaje de mano son los biberones estériles, o la comida habitual que podamos dar a los niños, para evitar así posibles trastornos digestivos.

Por último, no debemos olvidarnos de incluir sus juguetes favoritos, para que el niño pueda entretenerse durante el vuelo y no quede muy enfadada.

Diego Fernández
Redator de Guiainfantil.com