Ejercicios de Kegel para mujeres embarazadas

Los ejercicios de Kegel, también conocidos de la contracción del músculo vaginal, fueron creados por el doctor Arnold Kegel para fortalecer los músculos del suelo pélvico. Se basan en contraer y relajar el músculo del suelo pélvico de forma repetida, con el objetivo de incrementar su fuerza y resistencia, y así prevenir o evitar la incontinencia urinaria y otros problemas relacionados.

Los músculos de la pelvis son los responsables de la ayuda de la uretra, la vejiga, el útero y el recto.

Beneficios de los ejercicios de Kegel para mujeres embarazadas

Estos ejercicios de Kegel están recomendados para evitar y reducir ciertos inconvenientes como la incontinencia urinaria durante el embarazo y el post-parto, y también para facilitar el parto. Algunas de embarazos, debido al peso del bebé sobre la vejiga, las mujeres pueden experimentar, en algún momento, esa dolorosa experiencia.

Los músculos del piso pélvico se debilitan y causan la pérdida de orina al realizar algún esfuerzo y deben continuar después del parto. Para que los ejercicios sean efectivos y sus efectos sean reconocidos, debe ser perseverante y practicarlos a diario con un número de repeticiones regulares en cada serie.

– Embarazo: el peso del útero descansa sobre estos músculos

– Parto: cuando el bebé pasa a través del canal del parto

– Post-parto: al practicar precozmente abdominales, o saltar, practicar deportes o cargar peso

– Deportes: en especial los que implican saltos y de impacto

– Menopausia: los cambios hormonales pueden provocar atrofia, hipotonia y pérdida de flexibilidad en estos músculos

– la Herencia genética: dos de cada diez mujeres tiene debilidad heredada de los músculos del suelo pélvico

– Hábitos cotidianos: algunas como la costumbre de retener la orina, vestir ropa ajustada, practicar o tocar algunos instrumentos de viento pueden debilitar el suelo pélvico

– Otras causas: la obesidad, el estreñimiento, la tos crónica y el estrés

Ventajas de los ejercicios para el suelo pélvico en el embarazo

Para evitar estos problemas, es aconsejable practicar diariamente los ejercicios de Kegel, que fortalecen los músculos de la zona pélvica y mejoran la función del esfínter, con una práctica adecuada de la técnica, la disciplina y mucha regularidad. Fortalecer los músculos del suelo pélvico durante el embarazo te ayudará a:

1 – Prevenir o evitar la incontinencia urinaria, que en el embarazo puede ser agravada por el peso del bebé sobre la vejiga.

2 – Reducir la posibilidad de sufrir de hemorroides durante el embarazo y después del parto, debido a que estos ejercicios ayudan a aumentar la circulación sanguínea en la zona rectal.

3 – Evitar una episiotomía, con el fortalecimiento de la musculatura se reduce el riesgo de roturas y facilita el parto.

4 – Prevenir el riesgo de prolapso o caída de la vejiga, el útero u otros órganos de la región, después del bebé por nacer.

5 – Volver rápidamente a sus actividades normales después del parto, sin tener miedo a la incontinencia cuando reír, toser, estornudar o saltar.

6 – Mejorar el placer sexual: los ejercicios de Kegel, que mejoran el tono muscular de las paredes vaginales y te ayudarán a volver a una vida sexual normal después del parto.

Mejora después del parto

Los ejercicios de Kegel también están indicados después del parto. Son los primeros ejercicios que la mujer que acaba de dar a luz puede hacer por vía natural. Si usted practica varias veces al día, puede prevenir las pérdidas de orina después del parto y recuperar la fuerza del suelo pélvico. Los resultados de los ejercicios empiezan a notarse a partir del segundo mes después del inicio de ellos.

Para saber si está haciendo bien los ejercicios, usted debe estar atenta a los siguientes cambios: se observa que la vagina comienza a estrechar y que no pierde orina al hacer algún esfuerzo como toser o reír.