Beneficios y posturas de Yoga para la mujer embarazada

Durante el embarazo, la mujer experimenta grandes cambios hormonales, emocionales y físicas. La gestación es un período de diferentes sensaciones y las transformaciones que la mujer se deben considerar como normales, de una forma tranquila y controlada. Para que esto sea posible, es necesario que la embarazada esté bien informada y que no ver el embarazo como una enfermedad, porque no lo es.

Beneficios del Yoga para la mujer embarazada

Durante el embarazo, tanto la alimentación como el ejercicio físico pueden ayudar a la mujer a llevar un embarazo más saludable. La práctica del Yoga, por ejemplo, es una de las actividades que pueden favorecer el embarazo de la mujer, tanto durante el embarazo como en el parto y post-parto. Aunque el Yoga brinde a la mujer un montón de beneficios, antes de practicarlo es aconsejable que cuente con la autorización del médico.

Las mujeres que practican yoga pueden disfrutar de algunos beneficios:

  • Disminución de la ansiedad;
  • Prevención del estrés;
  • Mejora la respiración y la oxigenación de la mujer y del bebé
  • Preparación del suelo pélvico para el momento del parto
  • Fortalecimiento de la columna y de las articulaciones;
  • Hace que la mujer se sienta más dispuesta y vital;
  • Mejora del estado de ánimo y el control de las emociones

1 – La postura del gato o Bidalasana es una de las posturas clave para practicar durante el embarazo. La mujer se pone de perrito, alineando así los puños con los hombros y las rodillas con la cadera. Mantenga la espalda recta y respire profundamente con tranquilidad.

Al expirar, redondee la espalda hacia arriba, como si hubiera alguien tirando de sus costas prácticos más arriba, soltando el cuello. Al volver a inspirar, vuelve a su posición inicial. Practicar unas 10 veces la misma postura. Es importante que practica esta postura en el suelo sobre una colchoneta suave. Esta postura disminuye los dolores en la región lumbar, favorece la posición del bebé y evita dolores en la ingle.

2 – La postura del diamante es una de las posiciones más relajantes para la mujer, durante el embarazo. La mujer embarazada puede descansar las piernas y al mismo tiempo alargar la columna lumbar de la espalda, aliviar tensiones, el peso, y los dolores de espalda debido al peso del bebé. Al inspirar, la mujer debe ponerse de rodillas y descargar la espalda hasta tocar la frente en el suelo. Los brazos deben estar rectos colocados a lo largo del cuerpo. Inspirar y expirar lentamente, hasta que note que la respiración esté casi desapercibida y equilibrada.

3 – La postura del estiramiento frontal intenso o purvottanasana da un gran alivio para los músculos de la parte inferior de la pared abdominal anterior. Es una postura que fortalece los glúteos, evitando la flacidez en la región. Siéntese con las piernas extendidas al frente y acuéstate. Dobla las piernas a la anchura de la cadera y la inspire. Al expirar, presione los pies y los hombros contra el suelo y eleva la cadera hasta quedar en una posición como la de una rampa. Mantener la cabeza bien apoyada al suelo. Volver a la posición inicial y repetir la postura de unas 10 veces. Cuidado para no contraer el cuello.

IMPORTANTE: Antes de comenzar con la práctica del Yoga es aconsejable que pida la autorización de su médico. También es recomendable elegir un profesional de confianza, que actúe en su casa o en una clínica especializada.