La estabilidad emocional de los niños

Hace poco he leído que en algunas escuelas infantiles había sido introducido como novedad en el trabajo de clase, ‘el rincón de las emociones’. Este espacio consiste en lo siguiente: la profesora hizo un mural en el que están representados los diferentes estados de ánimo que puede tener una persona: alegría, tristeza, chateação, miedo, etc.

cada día, cada niño tiene que pasar en este rincón y poner su foto en el estado de ánimo que cree que se encuentra en ese día. Luego y en grupo, cada niño expone por qué se siente así, y comparte con sus compañeros. Me pareció una idea muy buena para trabajar este contenido de las emociones, principalmente en la infancia.

Los niños deben aprender a pensar y también a sentir

La escuela se nos enseña a pensar, sino aprender a sentir es algo que parece totalmente olvidado. Es algo que cada uno debe aprender a hacer por sí solo.

Este es uno de los problemas de la educación actual, ya que nos olvidamos que el objetivo principal de la educación es favorecer el desarrollo integral de los niños y niñas, y, por lo tanto, la educación tendrá que contemplar todas las dimensiones de la persona: cognitivo, físico-motora, psicológica, social y afectivo-social.

Frente a una educación más tradicional que ha estado centrada en el desarrollo del aspecto cognitivo, hoy en día, y cada vez más, nos encontramos con un modelo educativo más orientado para ayudar a los niños a conocer mejor las emociones y saber controlarlas.

El desarrollo socio-afectivo en los niños se refiere principalmente a la capacidad de reconocer y expresar emociones y sentimientos. En ella se busca ofrecer actividades que permitan al niño la interacción con las personas que la rodean para que pueda socializar, establecer vínculos afectivos, expresar sus emociones y lograr esta estabilidad emocional que necesita.

Cómo ayudar a un niño a construir lazos afectivos

Cuando el bebé es muy pequeño, la mayoría de las reacciones responde a estímulos internos, pero otras son reacciones a los estímulos que el medio proporciona. Actividades como acariciándolo, niná-lo, cantar para él y hablar con el bebé, aunque no entienda el lenguaje verbal, el niño se da cuenta de los gestos y el lenguaje no verbal del cuerpo y las manos.

En torno a los 3 meses, ya son capaces de manifestar angustia, excitación y placer, por eso es fundamental que la gente motive al bebé por medio de incentivos, con un abrazo, una palabra cariñosa, sonrisas, etc. En fin, cuando él obtiene logros.

A los seis meses, los niños ya identifican y reconocen los estados de ánimo de su madre. Por eso y para que el bebé reconozca estos estados de ánimo sería muy recomendable que los padres muestren a él gestos como la risa con la risa, fruncir la frente, hacer boquillas, poner cara de miedo, de asombro y siempre por medio de la broma, ya que es la mejor forma en que los bebés aprenden.

Marta Veguillas Ocaña

Pedagoga especialista en Atención Temprana y Educadora en Masaje Infantil

Blog: http://atempramv.blogspot.com.es

    la

  • Facebook
  • la

  • Twitter
  • la

  • Whatsapp

  • la


  • Comentarios

Relacionados

Cómo manejar las emociones negativas de los niños

Las emociones básicas de los niños: alegría, tristeza, miedo, ira y disgusto

¿Cómo educar las emociones de los hijos

El significado de los colores en los dibujos de los niños

Los efectos emocionales de la violencia en la televisión para los niños

0 comentarios

O mais visitado

10 ideas para conectarse con su bebé

Los niños pueden aprender de sus sueños

Los riesgos laborales de la mujer embarazada

El reto de ser mujer, madre y trabajadora

    la

  • Quem somos
  • la

  • Termos de uso e privacidade
  • la

  • Leute sé
  • la

  • Anunciantes
  • la

  • Mapa de hacer sitio

GuiaInfantil.com es líder en audiencia entre los sitios para padres con 8,5 millones de usuarios únicos en España, America Latina y España.

Todos los derechos reservados el Pulgar de Medios S. L. © 2000-2018. Licencia de la SGAE SGAERRDD/5/267/10111012