Decálogo para controlar a Dermatite Infantil

el tratamiento de La dermatitis atópica es una enfermedad frecuente de la piel y afecta de 5 a 20% de los niños en edad escolar. Prevenir, así como para controlar los síntomas y evitar las erupciones, es una de las preocupaciones de los padres, ya que la dermatitis puede causar muchos inconvenientes en los niños.

Consejos para controlar la dermatitis en los niños

Con la ayuda de este manual realizado por cinco expertos internacionales y de la Asociación de Familiares y Pacientes con Dermatitis Atópica (ADEA), los eczemas, así como sus efectos en los niños pueden ser controlados, incluso evitar.

1 – Evitar que el niño se cuece. La dermatitis produce un picor intenso y por eso no se mueve parece una tarea imposible. Se debe evitar la picazón. La picazón puede hacer que el niño sienta un poco de alivio, por un momento, pero si persiste puede aparecer infecciones y enfermedades secundarias que incluso pueden empeorar la propia enfermedad. Para evitar que el niño se lastime con la picazón, la primera cosa que los padres tienen que hacer es mantener sus uñas, tanto de manos como de los pies, cortadas. Si el niño se resiste a dejar de cortar sus uñas, intenten un acuerdo con ella. También se pueden poner guantes suaves y ligeras en manos de los niños. Colocar un objeto o compresas frías en la zona irritada, puede minimizar la urgencia de rascarse.

2 – Mantener una hidratación constante. Una rutina de hidratación a lo largo de todo el año es muy importante. El uso frecuente de cremas hidratantes puede ayudar a prevenir la sequía de la piel. Es importante elegir hidratantes sin fragancias y garantizar que los niños utilicen geles o cremas hidratantes en las zonas de las articulaciones, cuando notan que su piel necesita.

3 – Quitar las etiquetas de la ropa. Cuando rozan con la piel de los niños, las etiquetas pueden provocar la aparición de burbujas de dermatitis. Tanto la lana como los tejidos sintéticos pueden irritar y causar picazón en la piel de los niños, por eso es muy importante que eviten las etiquetas, así como ropa justas, ásperas o que arranhem.

Para aliviar la irritación y la picazón causada por la ropa, lo mejor es utilizar detergentes líquidos o en polvo, y que sean hipoalergénicos. En cuanto a la ropa de los niños, mejor que sean 100% de algodón.

4 – Informar al profesor del niño. el picor y la irritación de la dermatitis pueden ocurrir a cualquier hora, y por esto, el niño debe estar consciente de su propia enfermedad para que pueda controlar el manejo de la situación. Por esta razón, es necesario avisar al profesor de su niño para que pueda ayudarlo y comprenderlo y que el niño se sienta apoyado también en su escuela.

5 – Observar donde cuando se producen las erupciones. Conociendo las circunstancias que pueden provocar brotes de dermatitis en el niño, se pueden minimizar sus inconvenientes. Es necesario observar para identificar los desencadenantes de la dermatitis.

Si es debido a la sudoración excesiva, por el material de la ropa, si es por la utilización directa en la piel de algún producto específico o por el contacto de algún animal doméstico, o por algún tipo de comida, etc. Lo ideal sería hacer un diario acerca para mostrar al pediatra del niño, así como elaborar estrategias de prevención y/o tratamientos.

6 – Hablar y educar a un niño. Dependiendo de la edad que los niños tengan, se pueden educar según ellos puedan asimilar. Es necesario, de alguna manera, que ellas puedan tener bajo control el manejo de la dermatitis. Se deben enseñarles a secar e hidratar la piel después del baño, y que eviten que se rasque con sus uñas. Los baños muy calientes, deben ser evitados. Los niños deben tener conciencia de lo que tienen.

7 – tener en cuenta las estaciones del año. Los cambios bruscos de temperatura también pueden causar daños en la piel de los niños. Es importante que el niño esté correctamente vestido, tanto en verano como en invierno. Tanto la calefacción del invierno como el aire acondicionado del verano pueden resecar la piel de los niños y favorecen la aparición de eczemas o dermatitis. Es importante que tanto la habitación como las sábanas de la cama del niño estén bien ventiladas y espaciosas.

8 – Tener cuidado con la comida. Alimentos como huevos, leche, cítricos, chocolate, maní y algunos colorantes de alimentos pueden desencadenar la aparición de brotes de eccema. Se debe observar si algún alimento está causando comezón o irritación en el niño. Lo mejor es mantener una dieta sana y equilibrada.

9 – Dar el baño en los niños todos los días. se Recomienda dar el baño en los niños diariamente con productos hidratantes especiales, sin alcohol y sin jabón. Se debe asegurar que el agua esté tibia, ya que el agua muy caliente puede irritar la piel del niño. El baño debe ser rápido para evitar que resseque su piel. Para secar la piel del niño, se debe utilizar la toalla con cuidado y evitar frotar su piel con ella. Después del baño, no se olvide de hidratar bien la piel del pequeño.

10 – Buscar y aplicar un tratamiento adecuado. Aunque la dermatitis, hasta el momento, no tiene cura, es muy importante aplicar un tratamiento adecuado. Si su niño presenta erupciones agudas, en general, el médico usará tratamiento. Una vez controlado, se emplea con inhibidores de calcineurina.

Una vez que la erupción haya desaparecido, se va disminuyendo paulatinamente la medicación aumentando las medidas de prevención con una hidratación intensiva y la observación. Es recomendable que se siga el tratamiento indicado sólo por los médicos, ya que cada niño es un caso diferente.