Conjuntivitis en niños y bebés

La conjuntivitis es una inflamación de la membrana ocular, acompañada de enrojecimiento y secreción. La causa de la conjuntivitis puede ser infecciosa, alérgica o tóxica. La conjuntivitis infecciosa se transmite, más frecuentemente, por virus o bacterias, y puede ser muy contagiosa.

Como se trata de la conjuntivitis en los bebés y niños

El contagio se da, en este caso, por el contacto. Esto quiere decir que estar en ambientes cerrados con personas contaminadas, utilizar objetos contaminados, y estar en contacto directo con personas infectadas o incluso por el agua de la piscina se puede contraer la conjuntivitis infecciosa. Cuando se produce una epidemia de conjuntivitis, se puede decir que es de tipo infecciosa.

La conjuntivitis alérgica es aquella que se produce en personas predispuestas a las alergias (como quien tiene rinitis o la bronquitis, por ejemplo) y por lo general se produce en los dos ojos. Este tipo de conjuntivitis no es contagiosa, a pesar de que puede comenzar en un ojo y después se presentará en el otro. Puede haber períodos de mejoras y de sus reincidencias, siendo importante el descubrimiento de la causa de la conjuntivitis alérgica.

La conjuntivitis tóxica es causada por el contacto directo con algún agente tóxico, que puede ser algún colirio medicamentoso o algunos productos de limpieza, humo de cigarrillo y contaminantes industriales. Algunos otros irritantes capaces de causar conjuntivitis tóxica son la contaminación del aire, agua y jabón, jabones, spray, maquillajes, cloro y tintes para el cabello. La persona con conjuntivitis tóxica debe apartarse del agente causante y lavar los ojos con agua abundante. Si la causa es medicamentosa es necesario la suspensión del uso, siempre siguiendo una orientación médica.

Síntomas de la Conjuntivitis en niños

Hay señales que pueden indicar que los niños tengan conjuntivitis. Los principales síntomas de la conjuntivitis son:

– los Ojos rojos y llorosos, debido a la dilatación de los vasos sanguíneos locales;

– Hinchazón (edema) del ojo o párpado, debido a la acumulación de líquido en el local;

– Sensación de arena o de ciscos en los ojos;

– Aumento del lagrimeo con la presencia de secreción purulenta;

– Fatiga causado por la luz;

– En algunos casos, fiebre y dolor de garganta.

Como se trata de la conjuntivitis en niños

La conjuntivitis puede ser causada por un virus, una bacteria o por una reacción alérgica. La infecciosa (bacterias) es muy contagiosa. Se comienza por un ojo, seguro que afectará al otro. Y es purulenta. Por otro lado, las virales y las alérgicas tienen poca secreción. Producen lágrimas claras y acuosas y párpados hinchados.

Si observa que su hijo presenta los síntomas enumerados anteriormente, debe siempre consultar con el pediatra. En caso de infección, se prescribirá un antibiótico o un colirio. En otros casos, se tratará mediante colirios antiinflamatorios y antihistamínicos.

Es importante enjuagar el ojo del niño con suero fisiológico y, para evitar contagios, se debe evitar compartir objetos como toallas, pañuelos, del niño con otras personas.

Prevenir la conjuntivitis en niños

Para prevenir el contagio, tome las siguientes precauciones:

– Lavarse las manos a menudo;

– Evitar aglomeraciones o asistir a las piscinas de las academias o clubes y playas;

– Lavar con frecuencia el rostro y las manos una vez que estos son vehículos importantes para la transmisión de microorganismos patógenos;

– No rascarse los ojos;

– Aumentar la frecuencia con la que cambia las toallas del cuarto de baño y jabón o use toallas de papel para secarse la cara y las manos;

– Cambiar las fundas de las almohadas diariamente mientras siga la crisis;

– No compartir el uso de esponjas, rimel, delineadores o de cualquier otro producto de belleza;

– Evitar el contacto directo con otras personas;

– Evitar recoger a los niños pequeños en el regazo;

– No use lentes de contacto durante este período;

– Evitar baños de sol.