En grafología infantil

¿qué es La grafología? Para empezar, la grafología es la ciencia que estudia las relaciones entre la escritura y la psicología de las personas, para fines distintos. Durante la infancia, puede utilizar la escritura para estudiar la personalidad y el carácter de los niños, y conocer algo más de sus pensamientos y sentimientos.

¿Cómo funciona la grafología infantil

Según los grafólogos, tanto a la conducta, las emociones, acciones, pensamientos, actitudes, tipo de relaciones, así como los sentimientos y el nivel de inteligencia de los niños, pueden estar reflejados en su escritura. Un análisis grafológica permite medir y valorar los signos de la escritura, lo que permite una interpretación psicológica del carácter de los niños, así como los dibujos de los niños.

La escritura está directamente relacionada con la psicología humana. A través de los signos de la escritura de un niño, se puede conocer las características profuntas de su yo, y a partir de esto, se puede prevenir posibles trastornos de la personalidad y solucionar los problemas de lectura/escritura, como es el caso de la dislexia. También se utiliza la escritura para resolver problemas cognitivos y afectivos detectados en la escritura de los niños, que moldea su carácter, respetando su personalidad.

El cerebro manda un mensaje a la mano para escribir, y la mano envía un mensaje al cerebro cuando escribe. La repetición disciplinada de un gesto gráfico se centra en la actitud mental de quien lo recibe. De este modo, si se reconocen signos negativos en la letra de un niño, como la falta de atención, inseguridad, complejos, la angustia y la introversión, se puede trabajar para convertir estas señales en más concentración, seguridad, mejor autoestima, más alegría, extroversão, modificando la actitud mental del niño. Esto quiere decir que si el niño se muestra perezosa, son propuestas a ella, las letras que trabaje en su voluntad y que sean estimulantes; si está angustiado, las letras reflejan la angustia y el niño es la propuesta letras alegres.

La grafología puede mejorar el rendimiento escolar a través de la renovación de la escritura. Si un niño aprende una expresión compuesta por letras inteligentes y rápidas, puede presentar una mejora en los estudios. Un niño que presenta falta de atención y otros cambios de carácter, normalmente presenta una letra ilegible y desordenada. Por otro lado, la escritura crece con el niño. Un niño de ocho años no puede mantener el mismo modelo caligráfico que a los cinco años, porque la escritura acompaña su desarrollo intelectual y sus conocimientos.