Dibujo infantil

El diseño es una representación gráfica de un objeto real o de una idea abstracta. El dibujo es una de las formas de expresión más antiguas de la humanidad. Se Utiliza el dibujo como una forma de comunicación desde la prehistoria, cuando los primeros hombres, a través de pequeñas figuras dibujadas en las rocas y en las paredes de las cuevas, manifestaban sus ideas y pensamientos entre sí.

El diseño y las etapas de los niños

Al principio usaban los dibujos para comunicarse, expresar opiniones, ya que todo el mundo era prácticamente analfabeto. Los dibujos funcionaban como escrita. Con el tiempo, el dibujo fue ganando nuevas formas, nuevos rasgos, y se fue perfeccionando hasta la realidad actual. El diseño es, por tanto, una representación gráfica de un objeto real o de una idea abstracta.

El diseño es casi siempre, la primera gran obra de los niños. Representa su primer tesoro expresivo, ya que a través de los dibujos dicen muchas cosas de sí mismas. Puede ser que esta sea la razón por la cual muchos padres están cada día más interesados por los dibujos que hacen sus hijos.

El dibujo se puede convertir, en algunos casos, en el termómetro del estado de ánimo del niño, ya que traduce lo que el niño siente, piensa, desea, lo que la deja inquieta, alegre o triste.

Cada niño es un mundo, y eso se ve en sus dibujos. Si usted le pide a un grupo de niños que dibuja una casita de campo, todos los dibujos saldrán diferentes. Pueden parecerse en algo, pero nunca serán iguales. Además, se debe considerar que los dibujos también siguen algunos pasos que podríamos señalar como:

  • la etapa del garabato (garabatos) – de los 3 a los 6 años de edad
  • la etapa del realismo fortuito, de los 6 a los 9 años de edad
  • la etapa del realismo fallido – de 9 a 12 años de edad
  • la etapa del realismo intelectual – de los 12 a los 14 años de edad
  • la etapa del realismo virtual – a partir de los 14 años de edad

la Psicomotricidad y el dibujo del niño

El diseño es una actividad espontánea y como tal, debe respetarla y considerarla como la gran obra de los niños. Si el niño tiene ganas de dibujar, anime a que lo haga. Lo ideal sería que todos los niños pudieran tener, desde muy temprano, algún contacto con el lápiz y el papel.

Comenzarán con garabatos y pronto estarán dibujando formas más reconocibles. Cuanto más el niño dibujar, ella se perfeccionará, y más beneficios se notará en su desarrollo. El diseño facilita y hace evolucionar el niño en:

1- psicomotricidade fina

2 – escritura y la lectura

3 – confianza en sí mismo

4-exteriorización de sus emociones, sentimientos y sensaciones

5 – comunicación con los demás y consigo misma

6 – creatividad

7 – formación de su personalidad.

8 – madurez psicológica