La tos ferina, o Tosse Ferina

La tos ferina, también conocida como Tos Ferina es una enfermedad respiratoria infecciosa de las vías respiratorias, altamente contagiosa, que se desarrolla entre 4 a 6 semanas y tiene mayor incidencia en los meses más fríos. El período de incubación es de 8 a 14 días y puede atacar a los niños desde las primeras semanas de vida.

Causas y los efectos de contagio de la tos ferina o Tos Ferina

El contagio es por contacto directo, a través de la saliva, la tos o los estornudos, y tiene una duración de 6 a 8 semanas aproximadamente. Esta enfermedad presenta tres fases:

Fase catarral: dura de una a dos semanas y se caracteriza por tos, estornudos, apatía, baja la fiebre y falta de apetito.

Fase paroxística: dura entre 4 y 6 semanas y se caracteriza por accesos de tos repetidas, por una inspiración profunda y ruidosa (chiados). Los vómitos son producidos por el armazanemamento de mucosidad y la irritación de la faringe. Estos accesos aparecen más a menudo durante la noche.

Fase de convalecencia: dura de 2 a 3 semanas y se caracteriza por tos persistente, pero sin accesos. Los síntomas van disminuyendo paulatinamente.

Causas de la tos ferina o tos ferina

La tos ferina es una enfermedad muy contagiosa causada por la bacteria Bordetella pertussis y Bordetella parapertussis que al entrar en el organismo sigue siendo incubada hasta 14 días. Se desarrollan en la nariz, la boca y la garganta y después de dicho período de incubación invade el aparato respiratorio liberando en él sus toxinas producidas que hacen que haya una sobreproducción de moco, impide la fagocitosis y seth la acción de las células que forman la fagocitosis (macrófagos).

Se transmite dos semanas antes hasta tres semanas después del inicio de la tos después de que una persona enferma estornudar, hablar o toser. También se puede contraer la enfermedad cuando comparte-si sábanas, tazas y otros objetos personales.

el Tratamiento de la tos ferina o tos ferina

Es ambulatorio, sobre todo si son niños más grandes que la sufren. En algunos casos pueden requerir hospitalización para administrar oxígeno y alimentación por sonda con inclusión de líquidos con suero endovenoso. El uso de medicación broncodilatadora será inevitable. No son útiles los antitussígenos. Se indicarán antibióticos en casos más complicados de pneumonias y otros problemas pulmonares. La prevención de la tos ferina se realiza a través de la vacunación.

En los niños, ella es distribuida gratuitamente en centros de salud y se realiza en tres dosis (a los 2, 4 y 6 meses de edad) y dos refuerzos (a los 15 meses y a los 4 años), manteniendo la vacunación por cerca de diez años. La vacuna triple (DPT) está constituida de antígenos protectores contra la difteria, la tos ferina y el tétanos.

Es importante descansar mucho, ingerir suficiente líquidos, utilizar oxígeno y sedantes ligeros para controlar las crisis de tos.