Causas y prevención del cáncer infantil

Son muy pocos los cánceres que se heredan genéticamente. por lo general, cuando los padres toman conocimiento de que su hijo sufre de cáncer, se genera una situación de miedo, de asombro, de impotencia y desconcierto. Unos se preguntan por qué su hijo tiene esta enfermedad, tratando de una justificación. Otros se sienten culpables o responsables de lo que está ocurriendo a su pequeño. Y son muchas las reacciones que se observan cuando se confirma el diagnóstico de cáncer. Sólo el 5% de los cánceres son heredados de padres a hijos.

¿Cuáles son las causas y la prevención del cáncer infantil

Aunque las investigaciones y los estudios sean constantes, las causas del cáncer en la infancia no son conocidas. En razón de ello, no existen métodos eficaces para prevenir esta enfermedad, lo que se hace necesario un diagnóstico precoz de la enfermedad.

Factores ambientales que favorecen el cáncer en los niños

Aún no existe una causa específica para el cáncer. Lo que existen son sospechosas de algunas situaciones que pueden aumentar el riesgo de sufrir esta enfermedad. En el caso de los niños de estar en ambientes cargados de humo (cigarrillo, etc.), ser hijo de una madre que consume drogas o que se expone a los rayos X durante el embarazo, o ser portadora del virus de la hepatitis B, así como estar expuesta a otras situaciones, están más propensas a padecer un cáncer.

se Puede prevenir el cáncer?

En realidad no existe una receta ni una fórmula que garantice una persona que nunca sufrirá de un cáncer. Si fuera así, ya no existirían casos de cáncer en el mundo. El hecho de no cohecer las causas del cáncer en la infancia, hace que la prevención es algo muy difícil de realizar. Hay estudios que muestran que el consumo de ciertos alimentos puede disminuir el riesgo de sufrir ciertos tipos de cáncer.

El que las investigaciones recomiendan contra el cáncer infantil

– Adoptar un estilo de vida saludable para mantener y disfrutar de una buena salud. Evitar ambientes cargados de humo, de contaminación.

– Comer frutas y verduras todos los días, gracias a la fibra que contiene.

– Consumir más verduras que carne.

– Evitar el consumo de alimentos fritos o a la parrilla. El alimento está en contacto directo con la parrilla produciendo benzopirenos, una sustancia cancerígena.

– No consumir tantos alimentos preparados con mucha humo, las conservas en vinagre. Producen nitrosaminas, sustancias cancerígenas.

– Tomar vitaminas no reducen el riesgo de sufrir de cáncer.

– la lucha contra la obesidad. Las personas con sobrepeso tienen un mayor riesgo de sufrir tumores de mama, de colon, endometrio, recto.

– Sustituir la proteína animal por la vegetal, siempre que sea posible.

– Evitar el consumo excesivo de edulcorantes, bebidas light, comidas rápidas (fast food), sin ningún tipo de control.