Un fin de semana para la pareja y sin hijos


Warning: Error while sending QUERY packet. PID=41948 in /home/users/o/oldfun1/domains/salud.cytan.com/wp-includes/wp-db.php on line 1924

Dicen que después de la tormenta viene la bonanza. Después de la espera, del nacimiento de los hijos y, pasados algunos años, es normal que el polvo se asiente en una casa. Los primeros años de los hijos siempre requieren de mayor atención, cuidado, pero a partir de los dos o tres años, cuando empiezan a dar sus primeros pasos hacia la autonomía, ya podemos respirar más tranquilamente y nos dedicamos más a la vida de la pareja. Que tal un pequeño viaje o un día libre sin hijos?

Viaje de la pareja sin hijos

Hacer un viaje o dar una escapada, o simplemente tener un día libre sólo para el matrimonio es algo muy placentero. La pareja renueva las fuerzas, los lazos y las pasiones, y todo sentimiento que, por algún motivo, se quedó por el camino. Revivir los placeres, dormir juntos hasta las 10 de la mañana, tomar un café con indiferencia sin tener que preocuparse por la merienda o papillas, limpiar la cuna o en una de las camas, cambiar pañales, vestir, dar un baño en nuestras pequeñas criaturinhas… Esas actividades que realizamos por la mañana después de mañana, como si fuéramos robots.

Poder leer sin prisa en la cama, ir al cine o al museo para ver a esa exposición que usted ya tiene un tiempo que buscaba un espacio para verlo, sin sus pequeños allí, tirando de sus faldas para atenderlos… Preparar una comida especial en casa, juntinhos, o comer en un restaurante a la luz de las velas, sin estar preocupado en que los vasos de cristal caigan, o escuchar sus canciones favoritas en el lugar de las típicas canciones de los niños es un gran alivio.

Cuando puedas, sorprende a tu marido y planee una escapada! Tus hijos agradecerán cuando ustedes lleguen. Importante: ustedes no dejarán de ser padres.

Estar un día, o un fin de semana no tiene por qué los padres se sientan culpables o que sean malos padres. Ustedes no estarán abandonando a sus hijos. Ellos estarán felices de la misma manera, con sus abuelos, tíos, amigos, con personas que ustedes confían y que con aprenderán experiencias nuevas.

Los hijos son y serán siempre nuestro mayor tesoro, pero eso no significa que tengamos que vivir solo y exclusivamente para ellos. Si la pareja no está feliz, los hijos serán los primeros en sentir. Piense en ellos, pero no mucho. En breve usted me contará.

Vilma Medina
Directora de GuiaInfantil.com