Sentimientos que los abuelos despiertan en sus nietos

Debemos ofrecer una imagen real de la vida a los niños. Las personas nacen, viven y mueren, y en la vida hay etapas más floridas y plenas y etapas de la enfermedad, la vejez y las limitaciones físicas que también nuestros hijos deben conocer, aunque con la suficiente delicadeza para no causarles miedo ni rechazo.

la Relación entre nietos y abuelos

Paulino Castells, autor de ‘Queridos abuelos’ (‘Queridos abuelos’) habla en su libro de como lamentablemente evitamos que nuestros hijos no tengan ninguna proximidad al dolor, al sufrimiento y a la muerte. Evitamos, incluso, que nuestros hijos tengan relación con sus abuelos cuando estos sufren enfermedades visibles y dolorosas; buscamos en vano que no sufran ni estén traumatizados evitar que las escenas de dolor y muerte. Pero, según este autor, los adultos deben permitir a los niños que entren en un cementerio, acompañen a los últimos momentos del ser querido y asistan a su entierro.

Los abuelos ocupan un lugar de honor en muchas familias. Ayudan en todo lo que pueden, enriquecen la existencia de sus hijos y nietos, y a pesar de su vejez y cansancio nunca utilizan un ‘no’ para escapar de alguna tarea. Así que, de alguna manera, nosotros nos debemos a ellos reciprocidad cuando necesitan de la gente. Debemos saber acompañarlos en los momentos de dolor, tenderles nuestra mano en sus limitaciones físicas y en su lecho de muerte, darles todo nuestro amor y permitir que nuestros hijos puedan despedirse de ellos y prepararse para la muerte.

Mis hijos no conocen a estos tipos de abuelos en plenas facultades físicas, que cuidan de sus nietos y comparten bromas y juegos, salidas y cosas con ellos. Para ellos, sus abuelos son personas enrugadinhas y tranquilas que pueden cuidar y visitar, pero que al parecer no puedan disfrutar de ellos físicamente, están encantados con la idea de visitarlos, de preguntar cosas raras o contemplar esa cicatriz gigante que el abuelo tiene en el pecho. Estos afectos y sentimientos que se despiertan en nuestros hijos también son importantes para ellos. La muerte y el dolor forman parte inevitable de la vida y no son momentos para que los abuelos vivan en soledad, sin estar protegidos por sus seres queridos.

Enseñar a nuestros hijos estos aspectos menos amables de la vida de los enriquecerán en sus emociones y aprenderán a poner en la piel del débil, a servir y ayudar a los demás, actuar con calma y amar desinteresadamente. Como dice la famosa oración de San Francisco: «Es dando que se recibe’.

Patro Gabaldón

Redactora de GuiaInfantil.com

    la

  • Facebook
  • la

  • Twitter
  • la

  • Whatsapp

  • la


  • Comentarios

Relacionados

Los abuelos y los nietos: un encuentro enriquecedor

El que los abuelos no deben nunca hacer

Abuelos canguros: una nueva generación

Los derechos de los abuelos y nietos

Cómo explicarte lo que es el Alzheimer para los niños

0 comentarios

O mais visitado

10 ideas para conectarse con su bebé

Los niños pueden aprender de sus sueños

Los riesgos laborales de la mujer embarazada

El reto de ser mujer, madre y trabajadora

    la

  • Quem somos
  • la

  • Termos de uso e privacidade
  • la

  • Leute sé
  • la

  • Anunciantes
  • la

  • Mapa de hacer sitio

GuiaInfantil.com es líder en audiencia entre los sitios para padres con 8,5 millones de usuarios únicos en España, America Latina y España.

Todos los derechos reservados el Pulgar de Medios S. L. © 2000-2018. Licencia de la SGAE SGAERRDD/5/267/10111012