Enseñe a su hijo a no discriminar y a respetar las diferencias

la Piel blanca o negra, pelo liso o rizado, feo o bonito… Lo que interesa a nuestra apariencia? Debemos asumir que todos somos diferentes en muchos aspectos e iguales en otros. Y que todos somos importantes, ni mejor, ni peor, ni más ni menos. Ese es el mensaje que siempre busqué pasar a mi hija desde que era bien pequeñita. Que no importa el color ni la nacionalidad que una persona tenga, y sí sus buenas virtudes y actitudes, porque creo que los niños no nacen racistas. Quienes las hacen así son las personas que conviven con ellas.

Cómo enseñar a tu hijo a respetar las diferencias

En mi casa todos somos diferentes. Mi marido tiene la piel clara y el pelo castaño, tengo la piel morena y el pelo negro y liso y nuestra hermosa hija es morena con el pelo rizado. Pero, somos muy similares y en algunos casos casi iguales en nuestra forma de ser, de pensar, sentir y actuar. Además, aunque hemos doble nacionalidad vivimos en un país que no es el lugar donde nacimos, donde se habla otro idioma, tiene otras costumbres muy diferentes de nuestro país de origen. Ser diferente en nuestra apariencia y en nuestro idioma nunca fue un problema, por el contrario, la gente ve esto como una riqueza, porque fuimos educados así.

Sin embargo, esto no siempre ocurre. Hay gente que no tolera ni acepta lo diferente. Los niños, cuando son muy pequeñas, sólo se identifica como niño o niña y no son capaces de categorizar a alguien por su raza, pero a medida que van creciendo y observando las reacciones de sus padres, profesores, amigos… Pueden o no mirar con ojos de discriminación a los que son diferentes. Por eso, me parece muy importante que hablemos de razas con nuestros hijos con naturalidad para evitar la discriminación racial.

No soy ninguna especialista en la prevención de la discriminación racial, pero con mis experiencias, yo te dejo algunas de las respuestas que usted puede dar a su hijo cuando él le pregunta:

Por que ese niño tiene otro color de piel?

‘Todos tenemos un color de piel diferente. Unas más claras que otras más oscuras. ‘Usted puede dar ejemplos como: ‘nuestra piel es como las alas de los pájaros o de las polillas. Aunque sea el mismo animal o insecto, no existe una polilla que tenga el mismo diseño y color de las alas de la otra. Y las nubes, lo bello está en la diferencia, no es verdad?’

¿Por que mi pelo es liso y el su es rizado?

Dígale a su hijo que no todos somos iguales físicamente aún que seamos la mamá y el hijo. Explique que en las familias una hija puede parecerse a su padre o con su madre, pero no siempre es así.

si su hijo alguna vez, llegar a casa haciendo algún comentario racista, o llega a tachar al otro como ‘la chica negra’, ‘el niño chino’, o ‘el niño rubia’, corrige, diciendo que él debe llamar a las personas por su nombre y no por el color de la piel o por la apariencia que tienen. Y un consejo: busca fomentar que su hijo juegue con niños de diferentes razas, de distinto idioma o condición social. No hay nada como la práctica para derribar tabúes y prejuicios.

Vilma Medina

la Directora de Guiainfantil.com