Mi bebé sólo quiere estar en mis brazos

Todas las mamás saben de la importancia de recoger a nuestros hijos en nuestros brazos y que mantengan un contacto físico con ellos para que se sientan protegidos. Para todo bebé, su mamá es la solución a todos sus males, pero puede suceder que nuestro hijo se acostumbre a estar pegado todo el tiempo a la gente. Cuando es razonable que la gente lo tome en brazos?

Hay bebés que son, por naturaleza, más demandantes que otros. Muchas veces lloran, no para satisfacer sus necesidades fisiológicas, pero debido a la soledad, o la sensación de inseguridad. Muchas madres tienen que estar cargando los hijos mientras sacan el polvo de la casa, almuerzan o están haciendo pis. Cuando nos pierde de vista el bebé grita porque no quiere estar solo y nos limita enormemente la posibilidad de realizar otras tareas.

Brazos de mamá o dependencia del bebé

Al principio, todos podemos entender estos requisitos. Esta dependencia es normal, pero según van creciendo, deben aprender a adaptarse al mundo: su cuna, estímulos externos, la presencia de otras personas, etc. Para ello los padres deben actuar con paciencia ante la situación.

Nuestro hijo debe acostumbrarse poco a poco para que se sienta seguro fuera de nuestros brazos. Podemos empezar a poner en una sillita mecedora y tenerlos siempre cerca de la gente mientras caminamos por la casa y estamos realizando nuestro quehacer, y sin caer en la tentación de mezclas en el regazo, ante la mínima queja (sé que casi siempre el llanto de un bebé nos desconcierta y nos conmueve). No debemos dejarles hacer una rabieta con nuestra indiferencia, pero sí ayudarles para que aprendan a esperar un poco antes de conseguir el deseado.

También podemos ofrecerles entretenimiento: un juguete, un trozo de pan, un animal de peluche, de manera que puedan aprender a relajarse y a no estar constantemente dependiente de la gente. El resultado dependerá en buena parte de la personalidad del bebé, pero tenemos que tener en cuenta que los hábitos y las costumbres también se aprenden.

El bebé tiene que empezar a explorar, jugar, entretenerse y empezar a ser más independiente, aunque los abrazos y caricias siguen siendo muy importantes para su buen desarrollo. La cuestión es darles lo necesario, ceder a la demanda de los brazos cuando sucede una situación de inseguridad o cuando sea razonable. El bebé debería soportar progresivamente que la gente no pueda satisfacer sus necesidades en todo momento.

Patro Gabaldón

Redactora de GuiaInfantil.com

    la

  • Facebook
  • la

  • Twitter
  • la

  • Whatsapp

  • la


  • Comentarios

Relacionados

Las primeras 24 horas de una madre con su bebé

el Síndrome del niño invisible

Aprender a abrazar. El poder del abrazo de un bebé

Cuando el bebé no quiere quedarse en el cochecito de paseo

0 comentarios

O mais visitado

10 ideas para conectarse con su bebé

Los niños pueden aprender de sus sueños

Los riesgos laborales de la mujer embarazada

El reto de ser mujer, madre y trabajadora

    la

  • Quem somos
  • la

  • Termos de uso e privacidade
  • la

  • Leute sé
  • la

  • Anunciantes
  • la

  • Mapa de hacer sitio

GuiaInfantil.com es líder en audiencia entre los sitios para padres con 8,5 millones de usuarios únicos en España, America Latina y España.

Todos los derechos reservados el Pulgar de Medios S. L. © 2000-2018. Licencia de la SGAE SGAERRDD/5/267/10111012