Dificultades de los niños con el estudio

Conseguir que los hijos se esfuercen, se concentren y aprendan, y que sean capaces de llevar a cabo sus objetivos en los estudios, no es una tarea tan fácil, ni para ellos ni para sus padres.

Para que los niños tengan éxito en los estudios, básicamente, es necesario que ellos tengan la capacidad intelectual para poder estudiar, que sean motivados, adquieran conocimientos en sus estudios, y que sepan dominar los hábitos de trabajo y estudio.

Cómo ayudar a los niños a superar su dificultad en el estudio de

Con la intención de hacer que los padres, junto con sus hijos, conozcan algunos consejos de la organización y las técnicas más elementales y necesarias para el estudio, GuiaInfantil.com, publicará, los distintos temas que se convertirá en un pequeño taller, que nos ofreció Edupla, educación planificada. En este primer capítulo, identificamos las dificultades más frecuentes en el estudio, así como las estrategias de intervención para cada caso.

6 consejos para conseguir que los niños se concentren, estudien y que cumplan con sus tareas

1 – Dificultad de planificación. El niño estudia, pero no dedica el tiempo necesario, intenta estudiar en el último momento, se pasa las horas, está más cansado, y tiene la impresión de que estudió y se esforzó, cuando en realidad, no fue así.

La planificación se basa en determinar un horario diario para el estudio. Dedicar todos los días un tiempo al estudio y a la realización de los deberes, ayudará a su niño a estar al día con sus estudios. Para un niño de primaria, media hora sería un tiempo razonable, pero para un estudiante de secundaria, alrededor de una hora. El niño debe realizar cada tarea en un determinado tiempo previsto.

2 – Dificultad de memorización o la fijación de los contenidos. No es lo mismo entender la lección de que sólo de recordarla. El proceso de aprendizaje implica entender lo que se quiere asimilar y luego recuerde usted, y se realiza a través de la repetición de los contenidos.

La falta de concentración y de una forma adecuada para fijar los contenidos que se consigue con la lectura, el subrayado, el esquema y el resumen…, también dificultan el estudio. La intervención se hace, en estos casos, mejorando la atención y la concentración, utilizando las reglas mnemônicas, y desandando el tema. Los padres pueden tomar la lección de sus hijos para comprobar los resultados.

3 – problemas de atención y concentración. Se produce cuando cuesta mucho al niño a concentrarse y empezar a estudiar. Cualquier estímulo a su alrededor atrae su atención, y la hace perder el tiempo. Su rendimiento es escaso y ella toma mucho tiempo para realizar sus tareas.

Para ayudarla, es necesario eliminar los estímulos que puedan estar captando su atención, mientras se estudia, aconsejarte para que haga las tareas más difíciles, cuando ella está más tranquila, y que estudia en una hora fija para conseguir un buen rendimiento. Es recomendable que se combine el estudio con momentos de descanso, para que el niño recupere la concentración.

4 – Dificultad en la lectura. El niño no tiene suficiente velocidad en la lectura ni en la comprensión de lo que lee. Tiene dificultad para saber el significado de palabras de uso muy común, ya que su vocabulario es más bien pobre. También tiene dificultades para escribir textos con estructuras correctas y claras, tiene la tendencia a dejar las tareas para después, y siente rechazo a la lectura. Los casos de niños con dislexia, deben ser tratados de una manera adecuada y especial.

Para intervenir en este caso, lo mejor es que el niño comience a leer en voz alta para adquirir una entonación correcta que le ayudará a entender lo que se está leyendo. Después de la lectura, es recomendable que se haga preguntas a los niños sobre los asuntos más importantes del texto que acaba de leer. También es aconsejable que se corrija algún defecto en su lectura, y estimular la búsqueda de las palabras desconocidas en el diccionario.

5 – Falta de base. Se Caracteriza por tener dificultades en las materias en las que sus contenidos tengan una gran conexión entre las partes, como es el caso de las matemáticas. El niño no puede assimliar las estructuras básicas de los contenidos de las diversas áreas.

Para cambiar esta situación es necesario que ella se dedique a tratar de este problema a través de un hermano mayor, los padres o un profesor particular. De este modo, estaremos potenciando sus técnicas de estudio en todas las materias.

6 – Ansiedad ante los exámenes. El niño puede ser una buena estudiante, pero el miedo de ser reprobada, la angustia, amedronta, y acaba por perder la confianza en sí misma. Siente el nerviosismo y la ansiedad en los días cercanos a las pruebas, y adquiere pensamientos negativos acerca de los resultados que va a tener.

Como consecuencia, puede presentar dolor en el estómago, insomnio, sudor en las manos, inapetencia, y tensión muscular, además de palpitaciones. Algunas desarrollan reacciones automáticas como se muerde las uñas, por ejemplo. Para aliviar esta situación es conveniente primero que se ayude a su niño demostrarle lo que pasa con ella y que para todo hay remedio.

de Pronto, debe enseñarle a desarrollar pensamientos positivos, concentrando su atención en lo que tiene que hacer aquí y ahora, y no hacer la comparación con los demás. Es necesario enseñar al niño a relajarse, que practica algún deporte por su efecto relajante, y que por ninguna razón ella abandone la prueba, aunque parezca difícil.