Una casa segura para los bebés y los niños

La seguridad de los niños debe ser el foco de atención dentro de la casa. La ocurrencia de accidentes domésticos es un punto a considerar. es en el interior de los hogares donde se registra el mayor número de lesiones, principalmente en los períodos de vacaciones y los fines de semana.

Los cuidados que debemos tener con los bebés

Algunos expertos destacan que los niños y los ancianos como dos de los grupos más vulnerables a los accidentes domésticos. Y por eso, destacan la necesidad de la prevención. Qué hacer para que nuestra casa sea y esté segura para los niños? Que cuidados debemos tener para que nuestros hijos vivan de una forma segura en casa?

La principal causa de accidentes infantiles en el hogar son las intoxicaciones que se producen en su mayoría de forma accidental. Según la investigación, los principales productos implicados en estas intoxicaciones de los menores de edad son los medicamentos, seguidos por los productos de limpieza, cosméticos, y productos en general. El 90 por ciento se produce por vía oral.

Los niños menores de 3 años son las que más sufren intoxicaciones. Por esta y otras razones, hay que intentar mantener a los niños siempre vigilados por una persona adulta responsable, además de adoptar algunas medidas básicas de seguridad, aconsejables por el Ministerio de Salud para una mayor seguridad de nuestros pequeños:

1 – No dejes a los niños solos

Debemos evitar que los niños permanezcan mucho tiempo solos en casa sin la supervisión de un adulto. No permitir de ninguna manera que un pequeño niño permanezca en la bañera jugando con el agua sin la adecuada vigilancia de un adulto. Hay que llenar la bañera con la cantidad de agua suficiente y vigilar durante el baño de los niños y las personas con algún tipo de discapacidad que tengan riesgo de caídas.

2 – ¿Cómo evitar que el niño se afogue

Las piscinas o pozos en la casa, suponen un peligro para los niños que no saben nadar. En todo caso, deberán estar cercadas o tener sus puertas cerradas, siendo aconsejable proteger su superficie. Durante las vacaciones de verano, no se debe perder de vista a los niños en la playa o a la piscina.

Estimule antes de la práctica y el aprendizaje de la natación. No se debe entrar en la piscina de forma brusca, sobre todo después de comer para evitar problemas digestivos. Establezca normas para disfrutar de la piscina a los niños, independientemente de que ellos sepan o no, nadar.

3 – La seguridad en los juguetes

tenga en cuenta que los juguetes no tengan aristas cortantes, ni ángulos puntiagudos, ni ser fabricados con materiales no tóxicos. Su tamaño será lo suficientemente grande para evitar que los niños introduzcan en la boca y tragar. Lea atentamente las etiquetas y manual de uso de los juguetes antes de ofrecerlas a los niños.

Evite que los niños jueguen en lugares peligrosos como escaleras, ventanas, balcones, así como la cercana localidad de hoyos, pozos, piscinas, etc.

4 – Proteja los enchufes de la red eléctrica

Hay pequeños aparatos que se pueden encontrar en tiendas especializadas en productos infantiles, para evitar que los niños, especialmente los bebés, por curiosidad, introduzcan los dedos o algún otro objeto pequeño en las tomas de la casa. Esto podría provocar un choque eléctrico importante. Si no tiene este tipo de aparato, coloque una cinta adhesiva para tapar los enchufes.

5 – Vigilar el uso de estufas y cocinas a gas

Vigile siempre la llave que corta el gas de la cocina. Si no se está cocinando, mantenga la llave de gas cerrada. Lo mismo se debe hacer con los calentadores a gas. Evite dormir con ellos encendidos.

6 – El niño en la cocina

No se debe cocinar con el niño en brazos, ni dejarla en el suelo cerca de la estufa. Las quemaduras son altamente peligrosas. Los niños, especialmente los pequenininhas, no deben tener acceso a la cocina. Cualquier situación puede representar un peligro a ellas: un horno caliente, una llama encendida, un golpe con las puertas de los armarios, combinaciones, etc.

7 – Productos peligrosos lejos de los niños y bebés

Colocar los productos de limpieza y otros productos potencialmente tóxicos en estanterías o muebles altos, para evitar su contacto con los niños y la posible ingesta. Evite que los niños tengan acceso a bebidas alcohólicas.

No deben estar al alcance de los niños objetos que tengan peligro de asfixia o sofocación (bolsas de plástico, monedas, botones). Guardar los medicamentos a la clave.